Warning: Declaration of YOOtheme\Theme\Wordpress\MenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/amigosdeverdad/public_html/wp-content/themes/yootheme/vendor/yootheme/theme-wordpress/src/MenuWalker.php on line 8

RESPIRACIÓN Y MEDITACIÓN “OM” AL ACOSTARSE

La técnica:Cuando te vayas a acostar esta noche, y cada noche a partir de ahora, antes de dormir apaga la luz, siéntate en la cama, cierra los ojos y toma unos minutos para respirar profundamente por la boca emitiendo el sonido <<Ooooo…>>. Espira profundamente con el sonido <<O>>. Tu estómago se mete hacia dentro, el aire sale, y entonces creas el sonido «O». Recuerda que no estoy diciendo «Om», sino simplemente <<O>>. Se convertirá en <<Om>> automáticamente.

No necesitas forzarlo, porque sería falso. Simplemente crea el sonido <<O>>. Cuando se haga más armonioso y lo disfrutes, de repente te darás cuenta de que se ha convertido en <<Om>>, pero no lo fuerces: entonces sería falso. Cuando se convierta espontáneamente en <<Om>> habrá algo que vibre desde el interior. Y este sonido, <<O>> es el sonido más profundo, el más armonioso, el más básico.

Cuando sucede y disfrutas y fluyes en su música, se relajan el cuerpo y la mente. Con el sonido <<O>> te relajarás y dormirás de manera distinta. Tu sueño debe cambiar, pues solo entonces podrás estar más alerta y ser más consciente.

La respiración consciente: Entonces apagas la luz por la noche, te sientas en la cama y espiras profundamente por la boca con el sonido <<O>>. Cuando hayas espirado por completo y sientas que no es posible espirar más, que ha salido todo el aire, detente durante un instante. No inspires ni espires…, solo detente. En ese momento de detención eres divino. En esa parada no estás haciendo nada, ni siquiera respirar. En esa parada te hallas en el océano.

Permanece detenido durante un solo instante y sé un testigo: mira lo que sucede. Sé consciente de dónde estás: observa toda  la situación en ese momento detenido. El tiempo ya no está, porque el tiempo se mueve con las respiraciones (respirar es el proceso del tiempo). Cuando respiras sientes que el tiempo pasa. Cuándo no respiras eres como un muerto. El tiempo se detiene, no hay ningún proceso. Todo se detiene… como si toda la existencia se hubiese detenido contigo. En esa detención te puedes hacer consciente de la fuente más profunda de tu ser y tu energía. Así que detente durante un solo instante…

Luego inspira por la nariz, pero sin hacer ningún esfuerzo por inspirar. Recuerda, esfuérzate al espirar pero no al inspirar; deja que sea el cuerpo el que inspire. Tú simplemente relájate y deja que sea el cuerpo el que lo haga. Tú no hagas nada. Eso también resulta muy hermoso y hace maravillas. Has espirado y has parado durante un instante; luego deja que el cuerpo inspire. No realices esfuerzo alguno por inspirar; observa el cuerpo inspirando. Y cuando observas al cuerpo inspirar, sientes un profundo silencio rodeándote porque entonces sabes que tu esfuerzo no es necesario para vivir. La vida respira por sí misma. Se mueve por sí misma, por propia voluntad. Es un río; y tú la empujas innecesariamente. Verás que el cuerpo inspira por sí mismo. Tus esfuerzos no son necesarios, tu ego no es necesario, tú no eres necesario. Tú simplemente te conviertes en el observador; simplemente observas al cuerpo inspirando. Sentirás un profundo silencio. Cuando el cuerpo haya inspirado por completo, vuelve a detenerte un instante. Y observa…

Esos dos momentos son totalmente distintos. Cuando has espirado por completo y te has detenido, esa parada es como la muerte. Cuando has inspirado totalmente y te has detenido, esa parada es el clímax de la vida. Ese momento es un instante de vida: el clímax de la energía, del poder o bioenergía alcanzando la cumbre. Siente ambos instantes. Por eso digo que hay que detenerse dos veces: tras espirar y tras inspirar, de manera que puedas sentir la vida y la muerte, para que puedas observar la vida y la muerte.

Una vez que sepas qué son la vida y la muerte, habrás trascendido ambas. El testigo no es ni vida ni muerte. Solo es el cuerpo, el mecanismo, el que muere. Tú te conviertes en el tercero: el observador.

(Nota: Técnica tomada de la biblioteca de www.osho.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Juan Adrián Karca, fundador y coordinador de GRUPO AMIGOS DE VERDAD, dedicado desde hace más de 15 años a investigar sobre el mundo interior: la mente y la conciencia. En esta Pagina web comparto lo que he aprendido en este campo. Encontrarás variados temas de AUTOAYUDAS para lograr una Vida Bella.

INFORMACIÓN

Cra. 11 ##73-44 OF 809, Bogotá, Colombia
Whatsapp: 3007415420
Tel Fijo: 031-2851650
meditacionbogotacolombia
@gmail.com

SÍGUENOS

© 2019. Todos los derechos reservados

Asesoría